Se acerca el Invierno… Bueno, de momento el otoño, pero ya refresca

Uff!

Hacía mucho que no ponía nada, pero es que me lío y me lío y al final se pasan los días volando. Tampoco he visto comentarios en Seven Eleven, así que usaré el “comodín del autor” y el detective hará lo que crea conveniente. Por cierto, nadie propuso echar un vistazo a los cuerpos, puede que se decante por ahí.

En otro orden de acontecimientos, ya parece que ha entrado el Otoño. Y además a su hora, como el talgo de la RENFE.

Hacía ya un montón de años que el verano se alargaba y se alargaba y todos con falditas o con el pantalón corto en octubre y las tiendas con ropa más abrigada. Qué sensación más desasosegante, ¿no?, cuando llevas una ropa porque tienes calor pero la publicidad y los escaparates te dicen que te abrigues que vas a coger frío. No mola nada.

Pero esta vez, el otoño ha llegado a finales de septiembre, por mi cumpleaños, como tiene que ser, que el cielo llore cuando yo envejezco, jajajaja. Y lo cierto es que ya me apetecía ponerme un pantalón largo, taparme con la sábana de madrugada y usar el chorro de agua caliente en la ducha, quedarte un par de minutos debajo (y que me perdone el ecologismo) dejando que la musculatura del cuello se relaje…

De nuevo empieza el curso escolar, el curso político (que para lo que hacen, ya podían estar todo el año sin parar), las colecciones de los kioscos. La mayoría son absurdas, aunque algunas molan y te hacen dudar con los 3.99€ en la mano en si dar el paso y meterte en ese infierno o no, porque eso es lo que son, un infierno como las drogas, yendo cada primero de mes al Kiosquero-camello a que te de lo tuyo, cada vez más caro pero más necesario para terminar satisfecho.

Jamás terminé ninguna colección, pero es que tampoco te lo ponen fácil porque llegado un momento, dejan de proveer al kiosquero-camello y tienes que suscribirte o pedirlo a la editorial de turno (o ¿”colectiotraficante”?) y pagar un dineral en gastos de envío, que por otra parte es una escusa muy mala y muy vieja para darte otro sablazo.

Pero son cosas del otoño, como hacer propuesta de hacer más ejercicio aprovechando el nuevo curso, sin darte cuenta de que ya te hiciste esa proposición al comenzar el verano con la excusa del buen tiempo y mucho antes, al empezar el año, con el rollo de “año nuevo vida nueva”.

Yo he empezado a hacer más ejercicio, bueno, hoy no, que el cielo me ha derrotado con un chaparrón importante a pocos pasos de iniciar la marcha y me he tenido que dar la vuelta. Que con un chispeo tonto me atrevo, pero con chuzos de punta y truenos iracundos cualquiera se mete a darle a la pata. Y yo que estrenaba pulsómetro nuevo y flamante, aportado por mi maravillosa esposa a modo de regalo cumpleañil.

Mañana será otro día, el del inicio oficial del otoño, con sus hojitas doradas, sus aires frescos y sus cuatro gotas (esto es Almería y no da para más) y su platito de migas (si son de mi suegro, mejor, un hurra por el maestro). Y deseando empezar las aventuras típicas de excursiones a los montes cercanos o al cortijo de la sierra…

Se acerca el Invierno, pero dejemos primero que venga el Otoño, que a mí, particularmente, me encanta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s