Sofía

Hace ya poco más de un año que llegó para llenar mi vida de sonidos nuevos que creía haber escuchado antes, que se me antojaban normales. Pero me equivocaba. Esos que yo había escuchado antes eran otros, quizá porque eran de otros.

Pero llegó Sofía, mi pequeña Sofía, que me trajo esos sonidos tan familiares y tan nuevos…

El maravilloso sonido de la emoción al ver un pájaro volar.

El tierno sonido de un abrazo cariñoso.

El alegre sonido de una risa sincera.

El ansioso sonido de expectación al ver a mami descubrirse un pecho.

El relajante sonido de una succión que alimenta.

El ilusionante sonido de una palabra que los padres aseguramos que es una palabra de verdad.

El desgarrador sonido de un llanto desesperado, afortunadamente calmado con mimos.

El inquieto sonido de unos pasos inestables y exploradores.

El sedante sonido de una respiración soñadora.

Esos sonidos y muchos más llegaron a mí hace poco más de un año y llenaron mi mundo de vida nueva, de ilusión, de miedos, de valor, de ganas de comerme el mundo, de fuerza pura, de ternura…

Hacía más de un año que no escribía nada aquí y hoy, cuando Sofía ha caído dormida por fin, al son de un concierto para piano (el número 21 de Mozart, para precisar más) después de horas de infructuosos cantajuegos, dibujitos y nanas infantiles, me ha dado por volver aquí a poner algo que hacía mucho tiempo deseaba poner…

Me alegro de volver y creo que es gracias a Sofía.

Gracias, Sofía

Anuncios

La aventura continúa…

Bueno, después de un prolongado silencio, vuelvo a postear algo. Os comenté que iba a participar a las oposiciones al CNP y así fue: ya hice las pruebas físicas.

A decir verdad, fui lesionado y peor preparado (por un sinfín de contratiempos variados) y aún así no me fue mal. de hecho valoro la experiencia como positiva desde el punto de vista del novato: para ser mi primer intento superé todas las pruebas excepto la temida carrera de 2km, ya que no llegué a correrla por las ya citadas lesiones y a la necesidad de demasiados puntos (4) que necesitaba para pasar el corte. Si sólo hubiese necesitado uno quizá me hubiera arriesgado, pero cuatro estaba totalmente fuera de mis posibilidades. Sigue leyendo

Se acerca el Invierno… Bueno, de momento el otoño, pero ya refresca

Uff!

Hacía mucho que no ponía nada, pero es que me lío y me lío y al final se pasan los días volando. Tampoco he visto comentarios en Seven Eleven, así que usaré el “comodín del autor” y el detective hará lo que crea conveniente. Por cierto, nadie propuso echar un vistazo a los cuerpos, puede que se decante por ahí.

En otro orden de acontecimientos, ya parece que ha entrado el Otoño. Y además a su hora, como el talgo de la RENFE.

Sigue leyendo

Seven Eleven (2)

Cuando Mulholland echó un nuevo vistazo alrededor, se fijó en las cámaras de seguridad. Había una enfocando al mostrador y debería haber al menos una más, en aquel lugar que estuviera al resguardo de las miradas del dueño de la tienda. Hizo una seña a Fletcher y se la señaló. Su compañero asintió con seguridad.

– Estamos en ello -dijo, señalando la puerta que llevaba a la trastienda.

Desentendido del tema, Phillip se acercó a la chica de la puerta, Darla. Al fin y al cabo, los muertos y sus pertenencias no iban a ir a ningún sitio.

– Señorita Stewart -empezó.

– Darla -corrigió ella.

Sigue leyendo

Eterno niño sonriente

Nos ha dejado la Sra. Doubtfire, nos ha dejado el fantástico profesor Keating, el terapeuta Maguire, el doctor Admas, un Peter Pan entrado en años y carnes, el DJ Cronauer en Vietnam, el vagabundo Parry…

Se han ido muchos personajes emocionantes y memorables…

R.I.P. Robin Williams, el eterno niño sonriente…